Riesgos del cigarrillo electrónico

Cigarrillo electronico

Aunque son muchos los beneficios del cigarrillo electrónico, sería erróneo decir que este es seguro, puesto que de igual manera involucra productos químicos. La diferencia está en que este contiene químicos “seguros”, sin embargo, los pulmones no se encuentran preparados para inhalar algo que es antinatural. De esta manera, es poco probable que se puedan manejar las cantidades de esas sustancias químicas como para salvarse de los riesgos de los cigarrillos electrónicos o vapeadores.

Sustancias químicas perjudiciales

Uno de los mayores riesgos del cigarrillo electrónico tiene que ver con su composición, pues este igual contiene nicotina, una sustancia considerada “segura”, pero que es altamente adictiva y causa daños a la salud. En este tipo de fumadores existe la posibilidad de inhalar la misma cantidad de nicotina que en un cigarrillo tradicional. Esta sustancia, por su parte, se encuentra relacionada a eventos cardiovasculares, retraso en el desarrollo fetal, entre otras.

En los cigarrillos electrónicos también pueden encontrarse otras de las sustancias carcinógenas de los cigarrillos comunes. Pruebas de laboratorio han identificado productos químicos cancerígenos y tóxicos, entre ellos ingredientes utilizados como anticongelantes. Estas pruebas incluyen 20 marcas de e-Cig, de las cuales 2 son líderes. Por su parte, otro estudio descubrió que el aerosol producido por e-cigarrillos contiene agentes que causan cáncer.

Además, los sabores artificiales de los cigarrillos electrónicos no solo pueden atraer al público más joven, sino que también pueden ser perjudiciales. Aunque los aromas artificiales se consideran seguros por ser utilizados en alimentos procesados, estos han sido estudiados únicamente en su ingesta y no en la vaporización e inhalación. Asimismo, algunas marcas utilizan diacetilo, un producto químico que se asocia a una lesión pulmonar grave e irreversible.

La falta de estudios de este dispositivo, por ser relativamente nuevo, es precisamente lo que lo hace centro de preocupación, debido a que no se conocen sus consecuencias a largo plazo. Teóricamente se dice que son más seguros que los cigarrillos normales, pero de esto no hay evidencia científica y no es posible exonerar los riesgos del cigarrillo electrónico ya conocidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *